¿Cómo afecta la edad a nuestro rendimiento deportivo?

Si prestamos atención a las prevenciones necesarias y somos conscientes del mayor riesgo de lesiones a medida que cumplimos años, la edad no será un problema a la hora de practicar deporte, sino más bien una excusa. Además, podremos reducir el efecto que la edad provoca en nuestro cuerpo.

 

A medida que pasa el tiempo, envejecemos y nuestro cuerpo cambia, y con ello las funciones que nuestro cuerpo puede llevar a cabo. Por eso es importante conocer cuáles son estos cambios, cómo afectan a nuestro entrenamiento y qué prevenciones se deben tener en cuenta para contrarrestarlos.

 

Evolución del cuerpo humano en los primeros años

 

Durante la infancia, el cuerpo humano crece y se desarrolla rápidamente. Luego, a medida que entramos en nuestra adolescencia, hormonas como la testosterona y el estrógeno hacen que la composición y las proporciones del cuerpo cambien y el cuerpo adquiera su forma y tamaño final.

 

El período entre los 15 y los 30 años de edad es cuando el cuerpo humano puede alcanzar su mayor nivel de rendimiento, por supuesto, si se lleva a cabo un entrenamiento continuado.

 

En la mayoría de los deportes, hay un «punto óptimo» de la edad, en el que se combinan habilidades físicas, técnicas y estratégicas. Este punto óptimo recae de mediados de los 20 a principios de los 30. Aunque ha habido numerosos ejemplos de atletas olímpicos que compiten, y algunas veces ganan medallas, sobre la edad de 50 años, la gran mayoría de estos provienen de deportes que requieren una habilidad excepcional y menos potencia aeróbica o anaeróbica, como competiciones de tiro, vela, equitación y esgrima.

 

Para los deportes de resistencia, el límite superior para competir en los niveles más altos del deporte suele situarse alrededor de los 40 años.



Efectos a partir de los 30 años

 

Sin embargo, cuando alcanzamos los 30, las cosas comienzan a cambiar lentamente. Con el tiempo, los huesos comienzan a perder calcio y otros minerales, lo que resulta en una menor densidad ósea. El esqueleto se vuelve menos resistente y el cuerpo se vuelve más propenso a las fracturas y otras lesiones.

 

Al mismo tiempo, los músculos retienen cada vez menos electrolitos, calcio y agua. Como resultado de esto, la masa muscular comienza a disminuir lentamente y, con esto, la fuerza general del cuerpo.

 

La elasticidad de las articulaciones y los ligamentos también disminuye con la edad. Esto afecta nuestro rango de movimiento, lo que hace que el cuerpo humano se vuelva más rígido y que algunos movimientos sean mucho más difíciles de realizar.

 

¿Cómo afectan estos cambios al consumo de oxígeno de mi cuerpo?

 

Una de las principales razones por las que vemos disminuciones en el rendimiento deportivo aeróbico (o de resistencia) con la edad es que nuestros cuerpos no pueden usar el oxígeno con la misma eficacia.

 

La capacidad máxima para utilizar oxígeno (VO2max) es un factor predictivo del rendimiento de resistencia a través de las edades. VO2máx es un valor numérico que describe la cantidad de oxígeno que tu cuerpo puede usar por kilogramo de peso corporal.

 

El VO2 máx. se ve afectado por la forma en que tu cuerpo puede llevar el oxígeno a los pulmones, cómo de bien se transporta en nuestra sangre a los músculos que trabajan y la cantidad de oxígeno que los músculos pueden usar para estimular la contracción.

 

El ejercicio y entrenamiento que planificamos en Altea Sport Clinic pueden mejorar todo esto, y cuanto más alto es el VO2max, más «aeróbicamente apta» es una persona. Es decir, pueden hacer más trabajo de resistencia para su peso corporal.

 

En la población general, el VO2 máx. Tiende a disminuir en alrededor del 10% por década después de los 30 años. Los atletas que continúan compitiendo y entrenando duro pueden reducir la caída en aproximadamente la mitad, al 5% por década después de los 30 años.



¿Cómo afecta todo esto al entrenamiento en el gimnasio?

 

Cuando vemos competiciones deportivas de alto nivel, es posible que hayas notado que rara vez hay atletas mayores de 30 años, y ahora ya sabemos a qué se debe esto. Pero la buena noticia es que esto no significa que tu vida deportiva haya finalizado.

 

Una de las áreas que no se ven afectadas por la edad tanto como todas las demás es la resistencia. Las fibras musculares de contracción lenta se ven menos afectadas por el envejecimiento que las fibras de contracción rápida. Algunos músculos consisten principalmente en fibras de contracción lenta, que son muy resistentes contra la fatiga y pueden mantener la fuerza de salida durante largas duraciones. Son las fibras que se utilizan principalmente durante los eventos de resistencia, ya que las fibras de tipo II (contracción rápida) utilizadas para los movimientos explosivos se fatigan muy rápido. Además, incluso si el sistema cardiopulmonar cambia, puede entrenarse considerablemente bien en cuerpos mayores.

 

Por lo tanto, con la edad es importante saber escuchar a nuestro cuerpo y ser siempre consciente del potencial riesgo de sufrir lesiones a medida que envejece.

 

En Altea Sport Clinic evaluamos todos estos parámetros para que la edad no sea un inconveniente. Planificamos rutinas de entrenamientos y de gimnasio que tienen en cuenta todas estas variables para que tu edad sólo sea un número, ya que entrenar nos permitirá reducir y retrasar considerablemente los efectos biológicos en nuestro cuerpo, elevar nuestra calidad de vida y beneficiarnos de los efectos del deporte en nuestra mente.

 

Contacta con nosotros y empieza ahora a disfrutar de todas las ventajas que una planificación deportiva personalizada y adaptada a tu edad puede hacer por tu cuerpo.

Recommended Posts