Readaptación física y funcional, disciplinas en auge

La readaptación física y la readaptación funcional son disciplinas que han experimentado un rápido crecimiento durante los últimos años debido a los buenos resultados obtenidos en los pacientes. Su aproximación, basada en el estudio biomecánico del cuerpo y sus posibles disfunciones, ha abierto nuevas puertas y permite efectuar una evaluación de las complicaciones que pueda experimentar el cuerpo en el desempeño de actividades tanto deportivas como diarias. Conocer la dinámica de movimientos y fuerzas que intervienen en la actividad muscular y su relación con todo el sistema neuromuscular nos ofrece la posibilidad no solo de mejorar las perspectivas de recuperación tras una lesión, sino también prevenirlas al canalizar y gestionar los movimientos de forma armónica.

Teniendo esto en cuenta podemos entender que la figura del readaptador físico está cada vez más presente, así que la pregunta es obvia. ¿Cuales son las funciones concretas del readaptador? ¿Cómo puede ayudarnos y en qué circunstancias?

Para dar respuesta a estas preguntas, comenzaremos concretando qué es un readaptador y cuáles son sus funciones:

El readaptador físico es un profesional que tiene como labor optimizar tu sistema neuromuscular, (neuro-muscular, entendido como tal procesos en los que el cerebro emite una serie de señales para que el tejido/músculo se active y ejerza su función). De esta manera, vamos a conseguir que el paciente pueda desenvolverse con garantías en distintos escenarios y contextos como salir a correr, un partido de pádel, desempeñar su trabajo diario previniendo posibles lesiones, etc. Los requerimientos que cada situación nos exige son muy diferentes, y debemos descartar la idea de que moviéndonos reduciremos nuestro riesgo de lesión, puesto que el problema radica en cómo nos movemos.  

Podemos por tanto dividir los objetivos en dos vertientes principales: la de la prevención por un lado y la de readaptación por otro.

En el primer caso y como su nombre indica, la prevención se refiere a anticiparnos a los riesgos de lesión, detectando nuestras debilidades o necesidades para mejorarlas y neutralizarlas.

Por otro lado, la readaptación se refiere a situaciones en las que el paciente ya ha pasado por un proceso de lesión, y su objetivo es por tanto el de volver a incorporarse a la práctica deportiva o a su vida diaria con garantías, reduciendo los posibles riesgos de recaída.

Para alcanzar este objetivo se elaboran unas estrategias de valoración que nos permitirán determinar dónde se encuentran los déficits y qué musculatura no está funcionando como debería. Una vez identificados y aislados esos déficits y la zona muscular concreta, volvemos a realizar otra serie de test para ver cómo se integra esta con los demás músculos. Por ejemplo, si valoramos que el cuádriceps no se activa correctamente, vamos a evaluar cómo actúa en una sentadilla.

Establecemos así una serie de micro progresiones con el fin de mejorar la adherencia a las tareas que se irán implementando paulatinamente. En esta dinámica de trabajo, la planificación y el control de la carga son determinantes para no generar efectos contrarios a los que queremos conseguir.

En Altea Sport Clinic contamos con un exclusivo servicio de readaptación física y funcional para nuestros clientes. Para garantizar el mejor servicio empleamos avanzada tecnología aplicada a este campo, y ya son muchos los clientes y pacientes recuperados que han pasado por nuestro centro. Además, nos encontramos en un proceso de formación continua para mantenernos siempre informados de las técnicas y estrategias que surgen cada día, aplicando estas innovaciones a nuestros programas y planes.

 

Recommended Posts